[su_heading style=”flat-green”]Depilación con Hilo[/su_heading]

La depilación con hilo es una técnica milenaria que tiene sus orígenes en la India y la antigua Persia. En la última década, la depilación con hilo se ha puesto de moda en Europa y Norteamérica, consolidándose como parte integral de los servicios de los mejores salones.

Esta técnica tiene el beneficio añadido de ser un método más preciso. Para personas con pieles sensibles, es la técnica más recomendable en depilaciones faciales.

La técnica de depilación con hilo es un procedimiento totalmente natural, en el que la esteticista usando un lazo de hilo que puede ser o bien 100% algodón o de seda, según los resultados que se quieran conseguir. Se enrosca el hilo y al hacerlo girar sobre la piel, levanta folículo, con lo que se logra extraer de raíz todo el cabello no deseado, hasta los más pequeños, por lo que constituye la limpieza y retiro de todo crecimiento no deseado.

La sensación que produce es diferente al resto de las técnicas de depilación y por lo general toma una o tal vez dos veces para habituarse a ella y se suele valorar como menos dolorosa.

En lo que a las cejas se refiere, se suele utilizar para eliminar la “ceja única”, para levantar el arco de la ceja, o en general añadir forma o definición al área de la frente, y en vista de que se retira el vello del folículo es razonablemente duradera. Este método de depilación unisex está especialmente indicado para el rostro aunque también se utiliza para depilar el vello de los brazos.

La depilación con hilo ofrece resultados mucho más definidos que la cera debido a que permite eliminar los vellos uno a uno.

Además, es posible depilarse incluso cuando éste está recién crecido. Otra de las ventajas de este método es el de no ser agresivo para la piel, por lo que es muy recomendable para personas con alergias y pieles delicadas. La depilación con hilo hace que el vello crezca más fino, disminuyendo y retardando su aparición.