Una de cada cuatro mujeres reconoce haber tenido algún problema de salud ocular a causa del maquillaje. Conjuntivitis, escozor o irritaciones son los problemas más comunes.

Un estudio realizado por la «Fundación Rementería» sobre 100 pacientes indica que, además de problemas de salud ocular, un porcentaje similar de mujeres padece alguna alteración en la piel, como acné, dermatitis atópica, eccemas o hipersensibilidad, que las hace más vulnerables a estos problemas.

Todas las mujeres analizadas que se habían maquillado alrededor de los ojos presentaban restos de maquillaje en la película lagrimal, lo que puede afectar a la salud ocular.

Esta presencia está relacionada con una peor visión, .

Ocho de cada diez entrevistadas se maquillan los ojos más de tres veces por semana. Según el doctor Javier Hurtado, autor de la investigación, el uso del maquillaje durante toda la vida «puede tener consecuencias a largo plazo en el ojo, sobre todo en un ojo más sensible».

El maquillaje es aún más lesivo en quienes usan lentes de contacto. Porque agrava los riesgos asociados al uso de lentillas, como irritaciones, ojo seco, e incluso, infecciones.

De las mujeres que usaban lápiz de ojos o delineador, la mitad lo hacía en la base de las pestañas y la otra mitad por el interior de las pestañas. Por consiguiente, el ojo está más expuesto.

Para tener una óptima salud ocular se recomienda que el rímel, el delineador y la sombra de ojos se apliquen siempre por fuera de las pestañas.

Componentes peligrosos en los maquillajes de ojos para la salud ocular

Muchas máscaras de pestaña contienen fibras de nylon que se adhieren a la propia pestaña para dar una apariencia más larga. En ocasiones, estas fibras pueden acabar en el propio ojo provocando fuertes molestias.

Respecto al tipo de productos utilizados para realzar la mirada, dos de cada tres mujeres entrevistadas utilizan rímel, delineador y sombra de ojos. El 78% reconoció que nunca había mirado la composición de los productos que utilizaba.

Los productos utilizados para desmaquillarse pueden ser todavía más peligrosos, ya que, los disolventes alteran la lágrima, resintiendo la salud ocular.

Además:

Al desmaquillarse durante muchos años se desarrolla más laxitud en el párpado. La piel se arruga más, y puede que el párpado se estire hacia fuera o hacia dentro o, incluso, que aparezcan bolsas.

Entre los componentes y tintes utilizados en el rímel y en el delineador se encuentran solventes como el isododecano, formadores de película, conservantes y ceras de origen animal, vegetal y mineral; así como, pigmentos y polímeros fijadores.

Los maquillajes waterproof, con resistencia al agua, contienen, también, disolventes similares a la pintura al óleo.

¿Son peligrosas las extensiones de pestañas para la salud ocular?

Algunos adhesivos utilizados en los tratamientos de extensión de pestañas contienen componentes peligrosos e irritantes para el ojo. Productos como el formaldehído o la hidroquinona son sustancias prohibidas en la UE. 

Podemos encontrar extensiones de pestañas de pelo natural, pero resultan de «alto riesgo» por su potencial poder alergizante.

Extensiones de pestañas de visón, kolinsky, zorro, ardilla… nunca deberían utilizarse en la sensible área del ojo.

Las extensiones de pestañas sintéticas ofrecen distintas calidades. Parte de las que se encuentran en el mercado resultan demasiado pesadas para la pestaña natural. Algunas contienen látex, lo que las convierte en un producto potencialmente alergizantes.

La técnica del profesional que aplica extensiones de pestañas es fundamental para la salud del ojo. De ella depende un uso ajustado del pegamento y la correcta elección de la longitud, el grosor y la curvatura de las extensiones.

Los tratamientos de extensiones de pestañas aplicados por profesionales cualificados, con productos de calidad, son seguros y saludables para el ojo.

Ventajas de las extensiones de pestañas frente al uso de rímel

  1. Los pegamentos de grado médico o cosmético no contienen sustancias nocivas, por tanto, son seguros para el ojo. Siempre hay que realizar una prueba de alergia al menos 24 horas antes del tratamiento de extensión de pestañas.
  2. El uso de una cantidad ajustada de pegamento, creará uniones limpias, sin peso, sin pegotes y sin múltiples pestañas atrapadas. El rímel provoca «pegotes» que agrupan las pestañas, añadiendo peso al párpado.
  3. Las extensiones de pestañas se aplican de forma individual a cada pestaña natural. Se excluyen las pestañas que se encuentran en fase de crecimiento, no aptas para soportar el peso de una extensión. Las pestañas «baby» alcanzan su fase adulta de forma natural, sin peso añadido de extensiones o rímel.
  4. ¡Luce una mirada de infarto! Un tratamiento de extensiones de pestañas sostenible en grosor y longitud ofrecerá un look discreto o sofisticado.
  5. Gana en comodidad. El efecto creado por las extensiones de pestañas reduce o elimina la necesidad de utilizar otros productos para maquillarse los ojos. Di NO a los «ojos de Panda». ¡Adiós rímel! ¡Bye bye delineador!
  6. Tus ojos siempre estarán limpios. ¡Stop desmaquillantes! Sólo usarás agua y jabón.
  7. El uso de extensiones de pestañas elimina los efectos adversos que se producen sobre la piel al desmaquillarse a diario durante años.

Extensiones de pestañas vs rímel: ¡Look espectacular! 24 horas, 7 días en semana. Reducen la posibilidad de sufrir problemas en los ojos y sobre la piel. Respetan el crecimiento natural y saludable de  las pestañas naturales.

¡OJO!

  • Una prueba de alergia del pegamento es imprescindible en un tratamiento de extensiones de pestañas seguro y saludable.
  • Solicita el certificado de formación que acredita que tu técnico está cualificado.
  • Pide la ficha de seguridad que acredita el grado médico del pegamento.
  • NUNCA PERMITAS QUE TRABAJEN CON TUS OJOS ABIERTOS.

Si quieres saber más, no dudes en contactarnos.

Ana Santiago, CEO y fundadora 3D Eyes

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *